Hablar de Alejandra Aybar es igual a hablar de superación en la vida. Es nadadora desde hace apenas seis años y ya tiene un Juego Paralímpico a cuestas. Se convirtió en una de las deportistas más importantes de su país y la precursora de los distintos programas de inclusión que hoy en día se ponen en práctica en República Dominicana.

Hoy te contamos su historia, una que trae consigo altos y bajos y que para ella no es más que “la vida misma”. 

Aybar nació con osteogénesis imperfecta, una enfermedad que le provoca fragilidad en sus huesos a tal punto de sufrir múltiples fracturas que le genera dificultad al caminar. De profesión es Ingeniera Industrial y, actualmente, mezcla sus entrenamientos con una maestría que se encuentra haciendo de “Sports Management”, en Eslovenia. 

“Intenté inscribirme en medicina, primero, y de hecho me fue muy bien en los exámenes, pero me comentaron que aunque yo había pasado los exámenes debía considerar otras cosas y era básicamente que yo nunca iba a poder correr, cosa que hoy agradezco porque tenía toda la razón”, comenzó contando Alejandra. “Me había ido bien en matemáticas y es allí cuando decido estudiar Ingeniería”, siguió diciendo.

Una vez graduada, el siguiente paso era encontrar trabajo, lo que para ella representó una época bastante difícil. “Recuerdo que después de un proceso largo de reclutamiento, una señora me dijo que no me daba el puesto de trabajo porque le daba pena que yo subiera las escaleras. Y eso a mí me marcó y me abrió los ojos”, aseguró.

Por varios años, “Ale” se dedicó laboralmente a su carrera y a finales del 2014 se lesionó la rodilla, cosa que la hizo evaluar opciones de practicar algún deporte que le sirviera de terapia. “Cuando me recuperé de esa lesión, en 2015, fui al centro olímpico a inscribirme en natación, que fue una sugerencia que me dio mi doctor. Yo lo había pospuesto y me dijeron que no, porque podía retrasar el desarrollo de los demás”, aseguró Alejandra. 

“Antes no había opción de que una persona con discapacidad entrenara con un deportista convencional. Cuando iba alguien a entrenar lo mandaban a terapia. ¡Hasta que yo llegué”, siguió contando entre risas. 

Hoy en día, las personas que tienen discapacidad pueden acceder a distintos programas y entrenar. “Eso me pone muy contenta”, afirma Alejandra. 
La constancia de Alejandra Aybar la puso en la retina del Comité Paralímpico y debuta internacionalmente en 2017. “Me vieron, me propusieron entrenar para competir y yo al principio no quería, pero me hicieron seguimiento y en 2016 comienzo a entrenar con un equipo de natación master. Ya luego compito por primera vez en la Serie Mundial de Indianapolis 2017”, dijo.

 

A partir de ese momento su nombre apareció en el listado del ranking mundial, lo que le permitió estar en el radar y clasificar a la Serie Mundial de Indianápolis en el 2019, en donde se llevó los honores de ser la primera Para nadadora dominicana en obtener una marca A en los 100 metros pecho en su categoría y así clasificar en los Parapanamericanos de Lima 2019. 

Es considerada “pionera histórica” en su país, porque en Lima fue la primera dominicana también en llegar a una final en los 100 metros pecho y adueñarse de la medalla de plata. 

“Esos Juegos marcaron una diferencia en mi país, pero aún tenemos muchas cosas qué mejorar, hay una brecha que debe cerrarse. Espero que posterior a #Santiago2023, mejoren aún más las cosas”, comentó. 

Respecto a lo más difícil que ha sido para ella su discapacidad, dijo que “lo que más me duele de mi discapacidad es la sociedad. Tú naces con una condición distinta y la gente te tacha. Es decir, además de tener que lidiar con una discapacidad tienes que luchar para que la gente te acepte”. 

Sin embargo, cuenta que para manejarlo año a año ella hacía cosas para “llevar la contraria”. De hecho, recalca que “tú me dices que yo no puedo hacer algo y yo lo voy a hacer. Y era únicamente para llevar la contraria. Luego de la natación aprendí a hacer las cosas para sentirme bien yo, caí en cuenta que la aceptación partía por mí”.

Con esa madurez y la intención de vivir en un mundo más inclusivo volvió a hacer historia el año pasado cuando clasificó a sus primeros Juegos Paralímpicos en donde finalizó octava en los 100 metros mariposa S8. 

Ahora, se enfoca en su preparación de cara a los próximos eventos que le permitirán luchar por una plaza en los próximos Juegos Panamericanos y Parapanamericanos Santiago 2023. 

COMUNICACIONES SANTIAGO 2023
Correo: comunicaciones@santiago2023.org
Instagram: @santiago2023oficial
Instagram Mascota: @fiusantiago2023
Twitter: @santiago2023
Facebook: /Santiago2023oficial
#SoñarJugarGanar

Más noticias