El joven velerista algarrobino ha ganado 8 títulos nacionales y se ha destacado en diversas competencias internacionales, convirtiéndose en uno de los deportistas chilenos más notables. Como muchos otros integrantes del Team Chile, Clemente Seguel viajó a Europa para retomar la intensidad de las competencias.

Cuéntanos sobre tu clasificación a Tokio 2020 ¿Qué significó para ti esta competencia y la entrada a los Juegos Olímpicos?

Fue un momento muy especial clasificar a mis primeros Juegos. Era como el sueño que siempre tuve y venía esperando hace mucho tiempo. Hicimos un buen trabajo junto a mi entrenador y todo el equipo que está detrás. La competencia estuvo bastante difícil, no sólo dentro del agua sino que con todo lo que conlleva un selectivo olímpico, como el nerviosismo y lo que hay que cubrir para estar preparado de la mejor manera. La verdad es que fue un momento épico y emotivo, que pude compartir con mi familia. 

¿Cómo ha sido entrenar en medio de la pandemia? ¿Has tenido problemas?

Claramente que con el tema del virus hubo que adaptar el entrenamiento y ya después con la postergación de los Juegos reestructuramos el calendario que teníamos. Como no podíamos salir al principio de la pandemia tuve que adaptar un gimnasio con algunos elementos que me prestó mi club, Cofradía Náutica del Pacífico.
Con esto pude seguir trabajando físico y con la ayuda de un rodillo de bicicleta trabajé mi resistencia. Obviamente lo más importante era navegar, que en un principio no se podía pero después se fue abriendo un poco el tema y mi club me permitió navegar cuatro días a la semana.. Ahora, gracias al apoyo de la Federación, del Ministerio y del Comité Olímpico, pude salir a Europa a continuar con mis entrenamientos.

¿Crees que te afectó la postergación del evento?

Esto lo veo como algo que, dentro de todo, le tengo que sacar provecho. Significa más tiempo de preparación y yo soy el más joven de la competencia, así que es una oportunidad para llegar mejor preparado a este mega evento. 

¿Cuáles son tus próximos desafíos?

Viajé a Europa con la idea de tomar ritmo de competencia. Por lo mismo, estuve junto a mi entrenador en el Lago Di Garda en Italia, donde hicimos un bloque bastante fuerte de entrenamiento por unas dos semanas. Estuve en Kiel, Alemania, compitiendo en la semana olímpica del mismo país. Este fue mi primer campeonato post cuarentena. Hubo bastante nivel y muchas ganas de volver a competir. Después de esto, nos vamos a Medemblik, Holanda a correr el campeonato nacional holandes y de ahí terminamos en Polonia para competir en el campeonato europeo. Finalizados estos tres campeonatos regreso a Chile.