Antonia Abraham, remera chilena oriunda de San Pedro de la Paz, Concepción y ganadora de innumerables títulos internacionales como los Juegos Suramericanos de 2018 y los Juegos Bolivarianos de 2017, nos cuenta cómo es entrenar en medio de una pandemia de cara a las competencias clasificatorias de los Juegos Olímpicos Tokio 2020. Además, en el contexto del aniversario de Lima 2019, recuerda su exitoso paso por los últimos Juegos Panamericanos, donde se colgó dos medallas doradas. 

¿Qué recuerdos tienes de tus medallas de oro en los panamericanos de Lima 2019?

Tengo recuerdos súper lindos, muy emocionantes. La competencia de dos remos largos fue una regata que dominamos de principio a fin. Compartir este oro junto a mi hermana fue súper emocionante. En tanto la competencia de cuádruples, recuerdo que salimos del hotel con esas ganas de ganar. La regata estuvo intensa y peleada con Cuba, pero ya en los últimos 500 metros demostramos el trabajo que veníamos haciendo hace siete meses. Recuerdo que trabajamos tan duro que sólo queríamos competir y al obtener las dos medallas de oro sentimos una sensación de alivio.

¿Cómo va tu entrenamiento en pandemia? ¿Ha sido difícil?

A pesar de todo, nos hemos adaptado muy bien. Tenemos un remo ergómetro, que funciona como simulador del agua y trabajamos muy fuerte en esa máquina. También nos fuimos cinco semanas a Concepción con nuestras pesas e indumentarias y pudimos entrenar súper bien. Ahora que volvimos a Curauma, estamos remando mucho, trabajando duro, así que no hemos perdido mucho nuestra capacidad física.

¿Cuáles son los próximos desafíos?

Clasificar a Tokio 2020 es la prioridad. Las competencias de clasificación se realizarán el 22 de mayo del próximo año, por lo que tenemos sólo unos meses para prepararnos. De todas maneras le vemos el lado positivo a todo, así que estamos muy motivadas trabajando y pensando en Tokio.